martes, 19 de septiembre de 2017

Trofeo Virgen de La Peña (Calatayud)

El pasado 2 de septiembre tuvo lugar una de las pocas carreras que pilla bien cerquita de casa, el Trofeo de las fiestas de la Virgen de La Peña en Calatayud.
Una carrera bastante dura por el terreno en continuo sube y baja y la áspera carretera por la que discurre gran parte de el. Además era campeonato aragonés Máster, y también corrían Élites.

La participación muy alta, 140 corredores y al poco de tomar la salida un puerto que se hacía bastante duro donde se rompió el pelotón en muchísimos grupos.
Yo me quedé en el grupo principal y por delante se habían marchado unos 10 ciclistas, a los que neutralizamos poco después en el descenso.
El ritmo seguía muy fuerte y de los que pudieron contactar en la anterior bajada, la mayoría volvían a perder contacto en la segunda subida que no acababa nunca...
El peltón enfadadísimo con muchos cortes. Delante no quedabamos más que unos 30 ciclistas.
Así hasta a falta de unos 25km a meta donde se fueron por delante  Del Pozo y Portillo.
Después se les unió Larrea y alguno más.
Por detrás en el último alto de montaña lo intenté en primera instancia a rueda de Mikel Nuñez pero no logramos abrir hueco.
Ya entrando en Calatayud me pudo el ansia y solté un buen ataque aprovechando un repecho.
Abrí hueco con facilidad, pero la carretera se perdió la pendiente ascendente y empecé a ver como en el llano ya no podía mantener la distancia,  y detrás venían enfilados a por mi.
Fui cazado poco después a algo más de 1km de meta y casi no me quedaron fuerzas ni para coger la rueda del último de los 19 dorredores que veníamos persiguiendo.
Finalmente entré en meta cerrando el grupo a 1'50" del ganador Del Pozo (Guía Color).

La dureza de la prueba hizo que de los 140 corredores que tomaron la salida, tan sólo 108 consiguieron entrar en meta dentro del tiempo de control. Los últimos corredores en cruzar la meta lo hacían a 22 minutos del vencedor.

Clasificación con los 50 primeros.



miércoles, 23 de agosto de 2017

La Perico 2017

A velocidad de vértigo va pasando el tiempo, y otro verano más como es tradición a los pies del acueducto tomando la salida de la XXIV ciclodeportiva Pedro Delgado.
Como siempre una prueba "top" por la dureza, el recorrido, el ambiente, la organización etc... Además de ser un muy buen entrenamiento para seguir sumando en esto de jugar a ciclistas.

Año a año mejorando, y de nuevo en la salida me presentaba con un punto por encima en mi nivel (veremos hasta cuándo dura esta progresión) como ya sabréis todos los que me seguís y me leéis. Así que tocaba darlo todo para intentar superarme una vez más.


Descenso de La Morcuera.

Un hándicap importante fue una inoportuna tendinitis en el tendón de aquiles, que empezó a molestarme ya el día anterior. Desde la salida con molestias en cada pedalada que fue a más, pero al final el "dolor de patas" en cada puerto es mayor que el de una simple tendinitis, por lo que logras sobreponerte si te mentalizas un poco.
Salida delante para evitar enganchones y ya desde el primer puerto subiendo fuerte para pillar un grupo de cabeza. El problema como de costumbre cuando se trata de puertos largos, que fue imposible seguir a los primeros dado el increible nivel que había este año. Incluso el profesional Omar Fraile (Dimension Data) quiso unirse a la fiesta segoviana.
Pero bueno sabiendo cual es mi sitio, la verdad es que durante toda la marcha tuve buenas piernas y pude demostrarlo parando el crono oficial en 4h 41'. Y clasificándome en el puesto 57º.

Agradecer como siempre a mi novia y a toda la familia segoviana por su apoyo y por hacerme sentir como en casa.

Coronando el Pto. de Canencia.



jueves, 10 de agosto de 2017

IV Trofeo ciclista Fuencaliente del Burgo (Soria)

La carrera de casa, esa que en principio y como el año pasado, iba a ser Vuelta a Soria, y que por la coincidencia de fechas con los Campeonatos de España de profesionales, tuvo que ser suspendida y trasladada a agosto en la modalidad de carrera única.

Carrera especial sobre todo porque en su primera edición (año 2014) fue la primera carrera que logré terminar. Y también por el cariño que le ponen  y el sacrificio que le cuesta a Luco y compañía la organización de la misma.

Este año se modificaba algo el trazado, serían casi 120km con un terreno duro con mucho repecho. Personalmente llegaba bien a pesar de la larga temporada de carreras, y desde el principio intenté colarme en alguna fuga.
Hacia el km 10, salté a rueda del "Expreso de Irún" como le apodan a Joxean Larrea (AC Hoteles) actual campeón de España y que a la postre sería el vencedor de la carrera. Como consecuencia de sus contínuos tirones junto con un compañero que le hizo de lanzador, unos 7 corredores conseguimos abrir un hueco con el pelotón. Pronto llegaba la primera subida al Alto de Alcubilla donde Larrea volvía a arrancarnos una vez más y ni yo ni la mayoría de los escapados (entre ellos el soriano Iván de Miguel) pudimos aguantar el durísimo ritmo.
Justo antes de coronar el alto de montaña fuimos engullidos por el pelotón, momento en el cual atacaba otro ex-campeón de España Alberto Martín "Pispajo" (GD Orgquín) que conseguiría enlazar con Larrea.
El ritmo del dúo cabecero fue tal, que algunos de los que inicialmente habían aguantado los tirones de Larrea, como Mario de Dios (Ciclos García), no pudieron mantenerse con los escapados.

Posteriormente hubo nuevos intentos de fuga en los que volví a probar, pero empezaba a ser complicado escapar del pelotón.

Con este panorama, al equipo de Luco (Ciclos García) equipo local y el más numeroso, le tocó tirar para intentar neutralizar a los dos fugados. La velocidad que pusieron fue muy alta y unida al viento lateral provocaron que se encunetase el pelotón en varias zonas.
Hubo varias situaciones donde pasé apuros, pero me pude sobreponer manteniéndome bien colocado.
La diferencia con los fugados se mantuvo siempre alrededor del minuto, hasta que Ciclos García empezó a tirar la toalla debido al desgaste acumulado.

Pasando algún apuro en el primer paso por Fuencaliente.


Llegados a este punto la carrera empezó a volverse más loca, con múltiples ataques de corredores que lo intentaban en solitario. Entre tanto caída de Miguelín (Norinver) al chocar con una moto de la Guardia Civil, que paró de forma bastante imprevista en el margen izquierdo de la carretera. Pese a lo aparatoso de la caída parecía que no tenía fracturas.

Miguelín coronando en cabeza justo antes antes de la caída. Yo en 5ª posición observando el ataque de dos Overbike, una vez que Ciclos García empezaba a perder fuelle.

Lo que si acabó por fracturarse a raíz de dicha caída fue lo que quedaba de pelotón. Yo tuve suerte y junto con otros 6-7 ciclistas llegué a contactar pronto con la cabeza del grupo.
Ahora si, la carrera estaba finiquitada, solo nos quedaba vigilarnos entre Iván (Moncayo Soriano) y yo para disputarnos el mejor soriano. Pues el resto de paisanos se habían ido quedando descolgados.
La última vuelta fue tremenda, si saltaba Iván salía yo a rueda. Si saltaba yo salía él... El resto del reducido grupo se preguntarían que "coño hacíamos" ya que no me imagino que se percatasen de que el premio provincial estuviese en juego.
Así llegamos a los últimos 4km de carrera, donde aprovechando los repechos finales, el corredor olvegueño se marchó en solitario con muchísima fuerza abriendo un buen hueco. Intenté nuevamente responder al ataque pero iba tan al límite que me resultó imposible... Aquí vi como se acababa el único premio que me quedaba por disputar en la carrera.
Sin embargo varios corredores ante la inminente llegada a meta, comenzaron a arrancar (muchos de ellos para jugarse el pódium de categorías M-40 y M-50) e intenté pegarme a su rueda sacando fuerzas aún no se de dónde. Estas aceleraciones unidas al viento de cara que soplaba en esta zona, provocaron que la diferencia con Iván empezase a caer en picado. Automáticamente viendo el panorama y a pesar del "dolor de patas" el corazón me decía que ¡lo tenía ahí, al alcance! Y me puse a tirar a tope hasta conseguir atraparle a tan sólo 300m de la línea de meta... Con el sprint del grupo ya lanzado, había logrado rebasarle "in extremis" para conseguir mi primer pódium de la temporada.

Clasificación oficial de los primeros puestos.

Felicitar a unos:
Hablando con varios corredores tras la carrera, todos coincidíamos que había sido una carrera durísima pero muy bonita y bien organizada, con lo que quiero felicitar a Luco y resto de organización y a los colaboradores.

Tirón de orejas a otros:
A todos nos parece increíble que una prueba capaz de traer ciclistas y equipos de toda España y de tanto nivel; con lo que cuesta organizar algo así en una provincia tan escasa de empresas que puedan dar apoyo, y que sin embargo a penas tenga repercusión en la prensa provincial. Recordemos: ÚNICA carrera ciclista oficial y federada en Soria, junto con el clásico Trofeo de San Saturio. Ni vimos prensa, ni nada parecido. En definitiva, es un poco triste.

Agradecer a los familiares desplazados, a mi novia (encargada de suministrarme bidones de agua en carrera) y a todos y cada uno de los pueblos por los que pasamos que se echaron a la calle. La gente volcada animando fue increíble.

Los pueblos vibraron con el paso de la carrera. Foto: Daniel Sánchez).





viernes, 7 de julio de 2017

XXX Memorial Álvaro Fernández – Vuelta a la Rioja Alta

Para cerrar la 1ª mitad de la temporada, carrera en Haro (La Rioja) disputándose el campeonato regional de las categorías élite y máster. Los compañeros de equipo por tanto, a tope a intentar conseguir ese maillot de mejor riojano.
La carrera de 92 km y sin ninguna dificultad montañosa destacada, más allá de repechos cortos, iba a complicarse por el viento que no quiso perderse la cita y lo que es peor, por las caídas.
Al ser una carrera con numerosos bucles y cambios de dirección, el viento cada vez sopla por un lado, lo que provoca mucho nerviosismo y movimiento en el pelotón que al final se traducen en peligro.
Muchos intentos de fuga y carrera sin tregua hasta que en el Km 20 primera caída bastante delante, en una zona muy rápida con varios afectados. Yo libré a base de un buen frenazo. Tras un pequeño calentón para no perder contacto, me mantuve un rato a cola de grupo hasta recuperar la calma, pero el fuerte ritmo dada la cercanía del primer paso por Haro, hizo que me costase volver a situarme en cabeza. Precisamente aproveché el repecho del pueblo para remontar posiciones dado lo fuerte que me estaba encontrando.
Al momento saltan varios "gallos" en mis narices, pero vengo algo "atufado" después de remontar y decido no saltar. Una pena pues sería la escapada buena del día que llegaría a meta.
Pronto vuelvo a sentir oxígeno en las piernas y corono el siguiente repecho en cabeza del pelotón a rueda de Miguelín (Norinver) para entrar bien colocado a una zona de viento lateral. Aquí un bandazo provocado por dicho viento provoca un afilador del corredor que rueda justo detrás de mí y una nueva caída en otra zona rápida. Automáticamente los jueces paran la carrera por la falta de ambulancias, con lo que estuvimos parados casi media hora hasta que enviaron otra. Por este imprevisto los jueces se vieron obligados a recortar 20 km de carrera.
Una vez reanudada de nuevo, numerosos ataques para intentar sumarse a los escapados con lo que la velocidad continúa siendo muy alta. Personalmente seguía encontrándome bien por lo que intento rodar siempre en cabeza para evitar situaciones de peligro.

Coronando un repecho en las posiciones delanteras del pelotón.

Casi sin darnos cuenta nos presentamos de nuevo en Haro para empezar la subida final hasta la meta en Villalba de Rioja.
En este momento saltan varios corredores entre ellos algún riojano que no es del equipo por lo que me pongo a tirar en cabeza junto con algún otro ciclista que se suma hasta que conseguimos neutralizarlos. A los escapados también les hemos recortado casi toda su ventaja, pero la cercanía de la línea de meta hace imposible atraparles. Ya en el estrecho kilómetro final por las calles del pueblo y "con el pescado vendido para mi" me dejo llevar entrando en meta en el puesto 28.
En definitiva una carrera complicada y con el mal sabor de boca de que el campeonato riojano no se quedase entre mis compañeros.
Desde aquí desear una pronta recuperación a los afectados por las caídas.

jueves, 22 de junio de 2017

Quebrantahuesos 2017

Un año más Sabiñánigo nos esperaba, esta vez con mucho calor, para afrontar el desafío personal de rebajar esa barrera de las 6h y media que el año anterior se nos había resistido en aquel famoso día en el que el frío y la lluvia hizo acto de presencia.
En esta ocasión, si todo transcurría sin percances, sabía que podría conseguirlo porque entre otras cosas mi preparación ha sido mejor, y mi nivel ha aumentado significativamente. Este año (como sabéis los que a menudo leéis mi blog) he acabado todas las carreras máster o máster/élite en las que he participado, y en algunas de ellas he conseguido entrar bastante delante lo que me daba cierta confianza. Además mis números en cuanto a potencia han aumentado respecto al año anterior.

El despertador suena a las 5:10 a.m. en un bonito hotel en Canfranc Estación, donde mi compañero Néstor y yo nos alojabamos. Al hacer la salida al igual que el año pasado, desde el cajón naranja, tampoco madrugamos en exceso, aunque esta vez calculamos algo peor el tiempo y llegamos al cajón a falta de tan sólo 10' para la salida con lo que me coloqué al final del mismo. Tocó remontar ya de salida intentando no arriesgar mucho para evitar caídas, pero gastando algún vatio de más... Es una parte de bastante tensión con pelotones gigantes volando hacia Jaca, donde todos quieren rodar delante y eso produce peligro.
Por suerte el tímido viento pegaba de cara y los gallos no querían gastar de más, con lo que justo a pié de Somport contactaba con el pelotón de cabeza. Ya cerca de coronar, el fuerte ritmo empezaba a sacarme de punto y tuve que levantar el pié pero sin ceder mucho tiempo confiando en volver a contactar en la bajada. Descenso rapidísimo y de nuevo reagrupamiento del pelotón de cabeza, un pelotón enorme de más de 500 ciclistas a pié de Marie Blanque.
Aquí como siempre cada uno sube a su ritmo y es donde definitivamente se rompe la carrera con los últimos 4km al 11% de media. Yo de nuevo puse un ritmo constante y bastante fuerte pero sin hacer exhibiciones para no castigar las piernas más de lo necesario. Un puerto que es una lotería, en el que las diferencias (al menos en mi opinión) las marca más el grupo con el que te encuentres en la bajada y llano hasta el pié del Portalet que la subida en si. Y es que de subir a tope a subir regulando quizás la diferencia no sea de mucho más de 1 minuto. Pero si te encuentras solo o con poca gente en el llano posterior puedes ceder tranquilamente más de 5 minutos. En mi caso hice la bajada sólo pero logré contactar con un grupo que iba por delante y hicimos dicho tramo a un buen ritmo.

Descenso del Marie Blanque a tope para contactar con el grupo.

Ya en las primeras rampas de Portalet (29km de puerto por delante) me encontraba muy muy bien, lo que psicológicamente me dio alas. A pesar de ello no quise irme en solitario de primeras ya que el ritmo de subida de los 4-5 más fuertes del grupo era ya muy bueno y juntos manteníamos buena velocidad sin gastar tanto en esta primera mitad de este eterno coloso.
Para la mayoría de los mortales, la diferencia entre hacer la QH hasta este punto a tope y sin controlar la intensidad, o bien hacerlo fuerte pero con control, te permite marcar la diferencia en el sitio donde en mi opinión se gana o se pierde la mayor diferencia de tiempo en toda la Quebrantahuesos: la 2ª mitad del Portalet.
Son 10 km al 6% de pendiente media muy constantes. Nada que asuste... pero si contamos que en las piernas llevas ya 140km, 2 puertos (uno de ellos Marie Blanque) y los primeros 19km de este... pues puedes pasar un infierno y perder una minutada como llegues sin munición.
Llegados a este punto, a partir de la presa de Artouste me fui solo, subiendo con todo lo que me quedaba y ¡¡como disfruté!! pasando y pasando gente que venía de delante y de muy delante, también tuve algún momento jodido, pero... ¿y quien no en casi 1h y media subiendo al límite? agaché la cabeza y para arriba.
Coronando Portalet con 4h53' ya imaginaba que el tiempo final iba a ser bueno, así que descenso a tope hasta el puerto de Hoz. Algún amago de calambre empezaba a aparecer pero no me impidió subir muy fuerte estos 2km que se hacen duros de verdad a estas alturas.
Descenso peligroso y salida a la nacional donde volví a sentir algún calambre, por suerte no fue a más y tocaba vaciarse hasta la meta. Pronto juntamos un grupo majo de unos 20 corredores en el que al principio pasábamos casi todos al relevo, pero la gente debía ir justa porque según nos acercábamos a meta íbamos relevando menos y menos hasta que la colaboración empezó a ser nula y tan sólo eramos 3 los que tirábamos del carro.

Realmente me vacié en los relevos hasta meta.

Bajamos bastante el ritmo pero por suerte estábamos ya cerca de la última dificultad montañosa de tan sólo 1km (Cartirana), y era coronar, bajada y prácticamente la meta donde paré el crono en 6h 08' acabando realmente muerto pero contento, en el puesto 159º de la general, de los 9500 corredores que habíamos tomado la salida.
Hay mucho esfuerzo, mucho sacrificio y días de pasar penurias detrás de estas 6 horas y 8 minutos, nadie regala nada, pero sin duda creo que merece la pena cuando disfrutas y ves los resultados.

Llegada a meta totalmente muerto. Pero satisfecho.