lunes, 31 de marzo de 2014

¿Gorraiz sí? ¿Gorraiz no?...

Esta semana pasada, fue una semana demasiado suave en cuanto a los entrenamientos, queriendo dejar el plato fuerte para un domingo lleno de dudas.
Pero en general, el fin de semana fué extraño por todo un poco. En primer lugar por el tiempo lluvioso, ventoso y muy impredecible. En segundo lugar por la propia motivación que no siempre acompaña, y sin ella es imposible competir. Y en último lugar por el cambio de hora que aunque no es relevante, sabes que te dejará con una hora menos de sueño.
Finalmente todo ello unido, hace que la participación en el XIII Trofeo Castillo de Gorraiz en Navarra, se quedase en agua de borrajas.
La otra alternativa para el domingo era salir a "darnos cera" con el resto de compañeros de Soria "capital"... Pero a primera hora de la mañana , el cielo encapotado y demás circunstancias ;)  sirvieron para aplazar mi salida para después de comer.

Al final en solitario hice una visita al puerto de Miedes de Atienza y pude sacar 81km. con 1260m. de ascenso acumulado. O lo que es lo mismo cerca de 3h. de entrenamiento bastante duro por el viento, por el terreno y por mi intención de exprimirme.
Esperemos que en las próximas semanas las ganas y la motivación vuelvan a crecer.

Recorrido y perfil del solitario entrenamiento del domingo 30 de marzo.


domingo, 23 de marzo de 2014

23 de marzo de 2014. Rompepiernas de pinares BTT.

Quizás debería titular la entrada como: Mis penurias en pinares BTT...

Llega la 2ª fecha señalada y organizada por nuestro equipo. Ésta vez aparcamos la carretera, y nos vamos por los montes.
Es mi primera carrera en BTT, y con mi Canyon comprada en octubre y que a penas he utilizado me dispongo a iniciarme en el mundillo.
El día en Navaleno es frío, 2º a las 9:30 de la mañana (hora de la salida). Pistoletazo y arrancamos.
Salida neutralizada por las calles de Navaleno, para que a los pocos minutos comience la salida lanzada.
Primeros metros a mil, o a dos mil... Salgo delante, entre los 5 primeros, pero pronto me doy cuenta del sufrimiento que me aguarda a ese ritmo y levanto el pié. Me sitúo el 10º aprox. El resto de pelotón va muy lejos, y es que hemos salido como locos!!
En la primera dificultad al cruzar un río... pié a tierra en mitad del mísmo. Pies calados y llevamos 2km... ¿Pero que es esto? pienso yo... ¡Pensaba que serían sendas y pistas!, ¡no ríos, raíces, laderas montañosas y un largo etcétera...!!
Psicológicamente fatal, voy empapado, hace frío y me quedan más de 45km de calamidades. Todo esto me pesó mucho, la cabeza influye siempre.
En fin, me intento reponer y empiezo a dar gas. Subiendo los "rampones" de hasta el 26% voy bien, solo en uno tuve que echar pié a tierra debido a que subía prácticamente "haciendo el caballito" por la fuerte pendiente. Pero bajando.... ¡Hay bajando! Bajando voy asustado, me pasa gente sin conocimiento, gente a la que en la siguiente subida dejo atrás con facilidad... pero siguiente bajada y... "acojone" vuelvo a perder posiciones... Así toda la carrera.
Sufro mucho, no voy cómodo y empiezo a coger manía a los pinares... tengo muchas ganas de que se acabe de una vez, y pocas veces lo había pensado tanto encima de una bici.
Disgustado porque avanzo poco a pesar de que voy a tope, y encima bajando pierdo todo lo que (ahora sí con demasiado sufrimiento) gano subiendo.
Casi al acabar en un charco inmenso la rueda delantera se clava y salgo volando por delante del manillar. Iba despacio y a pesar de que me duele la muñeca, no es nada grave. Pero psicológicamente es la gota que colma el vaso... ¡No me pillan más veces en esto de la BTT! me dije una y otra vez.
Finalmente, después de 2h. y 56' de penurias, para recorrer 50,7km con sus 1300m. de ascenso acumulado a una media de 17,4 km/h... Llego a la meta empapado de barro y agua.

Subiendo bastante bien, mientras alguno hacía "eses".





miércoles, 12 de marzo de 2014

¡¡8 de marzo de 2014... FUENCALIENTE!!

Han pasado 15 días desde mi fiasco en Tafalla, y se acerca nuestra carrera: FUENCALIENTE. Corremos en casa y la presencia es obligatoria.

Las dos semanas anteriores lo he dado todo entrenando, sin hacer un sólo día de fondo por la lluvia, mejor dicho ningún día de bici sea carretera o btt... Cuando no era la lluvia era el trabajo...
Pero para remediarlo he metido calidad sin conocimiento en el rodillo. Series duras y etapas multiplayer con el Bkool hasta preparar charcos de sudor. ¿Objetivo? Terminar Fuencaliente como sea! No puedo hacer el cuadro que hice en Tafalla!

Llegó el día, y aunque con algo de retraso, la carrera comienza.
Para no perder las costumbres, el respeto y el nivel de corredores a simple vista, hace que ¡cómo no! arranque a cola de grupo... pffff ritmo endiablado, nervios,  km 4 y primera caída! se trata de Luco!! la caída provoca un corte, y quedamos unos 15-20 ciclistas cortados por detrás del pelotón. Mala suerte... todo el Sport Navaleno salvo Miguel estamos detrás... con lo que tras unos minutos de caos, aparece Luco por detrás con el codo ensangrentado y se pone a tirar como un poseso para dar caza. Como somos varios Sport Navaleno, empezamos a organizarnos a relevos y después de un sofocón conectamos con el pelotón principal.
Mis sensaciones son buenas, remonto hasta cabeza de pelotón donde tiene lugar una batalla campal por la escapada. Momento en el cual un bandazo hace que toque con mi rueda delantera el cuadro de un compañero (susto y un mínimo daño a mis nuevas Reynolds que sin embargo me permite continuar sin problemas). Después del susto, me encuentro bien y decido saltar tras un corredor a buscar la escapada, pero es demasiado para mí!!! Con un sofocón tremendo me dejo caer y me refugio a cola del grupo de nuevo. Lo paso mal y tengo serios problemas para aguantar el ritmo. Estoy pagando la locura de salir a por la escapada. Tal es así que tras pasar la pancarta de meta por 1ª vez, varios corredores empezamos a hacer la goma. Para rematar Luco vuelve a caerse delante de mí lo que vuelve a dejarme cortado definitivamente, esta vez con otros 4 ciclistas (uno de ellos Rubén).
De nuevo otro sobreesfuerzo para enlazar... Lo conseguimos y mis piernas piden clemencia!, esta vez sí, noto que tengo que guardar si quiero terminar la carrera...
La última vuelta la hago más cómoda de lo que pensaba, he recuperado y me veo muy fuerte, con lo que al final dudo si meterme en cabeza de pelotón para pelear algún puesto... Pero al acercarse la meta, el sol escasea y prefiero dejarme llevar en mitad del grupo y no correr ningún riesgo.
Finalmente cruzo la meta en la posición 30 (a falta de clasificación oficial), y contento porque a la 2ª fué la vencida y cumplí el objetivo de acabar una carrera máster.

Entrando en Fuencaliente en la 2ª vuelta.



Tafalla 22 de febrero de 2014.

Nos situamos a mediados de febrero, cuando barajo la posibilidad de acudir al Trofeo Máster de Tafalla.
Nunca en mi vida he corrido una carrera máster pero me pica el gusanillo de conocer el mundillo, a pesar de mis grandes dudas sobre poder terminar al menos una de las 3 vueltas. Puesto que según me comentan mis compañeros el ritmo es fortísimo. Estamos en febrero, y aunque llevo entrenando duro 2 meses, el ritmo de competición no se coge tan fácil, y mucho menos si nunca has competido.
¡Dicho y hecho! El sábado 22 de febrero nos plantamos en Tafalla parte del Sport Navaleno (Cristóbal, Ruben, Luco y yo).
Comienza la carrera y el ritmo es muy alto, aunque aguanto perfectamente a cola de pelotón. Se rueda a mil y en los primeros repechos mis sensaciones no pueden ser mejores, con lo que el primer sorprendido soy yo. Se acerca el puerto y con él mi miedo.
Intento progresar en el pelotón para estar mejor colocado y evitar cortarme en la subida. Pero es tarde, es muy difícil progresar, todos quieren ir delante y el puerto comienza... craso error!! empiezo el mismo a cola de grupo. Nada más comenzar la ascensión me arden las piernas, las pulsaciones se disparan y veo como empieza a cortarse la gente. Me agarro al corredor que cierra el grupo pero éste se corta. Tengo que hacer un esfuerzo tremendo para superarle y ponerme a rueda del que ahora cierra el pelotón... pero... éste también se corta y de nuevo toca remontar a por la siguiente rueda. No puedo más el pulsómetro marca 195 pulsaciones (ni sabía que podía alcanzarlas) pero veo curva a derechas donde parece que termina la subida, con lo que doy lo último que tengo para no perder contacto...
¿Cómo?? Madree mía no era esa la última curva del puerto!!! todavía faltan 500 metros!! de repente todo se desvanece, no puedo más y tengo que levantar el pié. Busco aliento e intento coronar como puedo mientras por detrás me dan caza dos corredores. Comenzamos un suave descenso uno de ellos se pone a tirar para intentar enlazar con el pelotón y me pide relevo... Yo bastante hago con aguantar su rueda... Por detrás se unen otros 3 corredores más y ahora somos 6! ¡si pasamos todos llegamos! (se oye) con lo que empiezo a pasar como puedo a los relevos.
Pásan 4 o 5 km y vemos como el grupo empieza a coger más y más ventaja... Game over! empieza a pensar mi colapsada cabeza. Finalmente viendo que del sufrimiento no puedo ni pasar a los relevos y viendo que es imposible conectar con el pelotón, decido desconectar y dar por concluída mi participación.
Al poco rato un juez me informa lo que yo ya sabía: ¡Fuera de carrera!, con lo que llegados a este punto doy otra vueltecita al circuito como entrenamiento y para la meta a ver llegar al resto de compañeros.

¿Mis conclusiones ese día? Van muy rápido, yo no subo una mierda... y hay que entrenar más o lo tendré chungo para acabar una simple carrera.

En la salida neutralizada