lunes, 18 de agosto de 2014

La Perico Delgado, la clásica veraniega.

Vestidos de verde, allí nos presentamos tres miembros del Sport Navaleno el pasado sábado día 16.
Este año partimos el mismo día de la prueba Rubén, Cristóbal y yo. A las 5 de la mañana poníamos rumbo a la capital segoviana y sobre las 7 estábamos recogiendo el dorsal, cambiándonos y poniendo a punto nuestras fieles compañeras de viaje.
A las 8 de la mañana salida neutralizada a los pies del famoso acueducto, para poco después al pasar por La Granja de San Ildefonso darse el pistoletazo oficial.
Esta vez la salida la hicimos delante, aunque a mi como suele ocurrirme en estas pruebas tan numerosas (casi 2300 ciclistas eramos de la partida), me cuesta mantener la posición en cabeza, todo el mundo quiere ir delante y con algún que otro frenazo fui perdiendo posiciones hasta llegar a los pies de Navacerrada (el primero de la jornada).
Un puerto duro con 8km al 8% de media y sin descansos. Subí a buen ritmo, pero controlando en todo momento el esfuerzo. Coroné y rápidamente descenso hasta Rascafría para iniciar el Puerto de la Morcuera el cual subí de forma similar al anterior. 
Nuevo y rápido descenso hasta Miraflores de la Sierra donde una buena rampa inaguraba el tercero del día: El Puerto de Canencia. De los cuatro, éste el menos exigente aunque sus últimos 3 km se hacen duros con una pendiente siempre superior al 7%. 
Canencia sirve principalmente (por lo menos para mí) para comprobar si te has pasado en la primera parte de la carrera, o si has regulado bien y vas "fresco" (dentro de lo fresco que se puede ir con 80 km y tres puertos en las piernas).
En mi caso las piernas me respondían bien, y el mayor problema lo tenía en las cervicales, que llevaban toda la semana dándome guerra. Aún así me respetaron mucho más de lo que me imaginaba el día anterior.
Cerca de la cima de Canencia, alcancé a Sergio Palomar, el famoso periodista y probador de las revistas Ciclismo a Fondo o Bicisport.
El tramo llano hasta Lozoya, se hace rápido y cuando menos te lo esperas estás a los pies del último de la jornada: Puerto de Navafría, con 11km de pendiente continuada al 6% de media y que se hace eterno. Sin embargo me encontré bien y subí a todo lo que pude sin guardarme a penas nada para los 50km finales de "toboganes" hasta Segovia.
Al coronar Navafría alcancé a burgense Carlos Frías que ya iniciaba el descenso, pero yo iba completamente seco, por lo que no me quedó otra que coger agua en el avituallamiento confiando en enlazar con su grupo durante la bajada.
Tarea que después de un esfuerzo tremendo al ver que los tenía cerca, me resultó imposible y tuve que conformarme con dar caza a un grupo posterior, en el que poca gente pasaba a los relevos. 
Podría haber rebajado más mi tiempo continuando sin parar y llegando con su grupo, pero se trataba de hacer 50km sin agua... Finalmente 5h. y 7 minutos mi tiempo oficial, diploma de Oro y mi mejor tiempo rebajado en 40 minutos.

Resumiendo se puede decir que contento, no esperaba hacerlo mejor, incluso los días previos pensaba que lo pasaría mucho peor.
Mi forma, después del parón, no era como la que tenía en los Lagos o en la Treparriscos. Como prueba simplemente ver que varios corredores que hicieron entre 3 y 5 minutos peor que yo en Lagos de Covadonga, el sábado en Segovia marcaron tiempos de hasta 15 minutos mejor que el mío. Por tanto diferencias de 20 minutos... Pero como es imposible mantener la forma a tope durante todo el año, creo que puedo estar contento.

A pocos metros de coronar Canencia

domingo, 3 de agosto de 2014

El mes de "La Perico"

¡Volvemos al ciclismo, volvemos al blog!
Después de un mes aproximadamente retomamos el tema. Y es que la cosecha del cereal hace que tengamos que dedicarnos íntegramente a ella durante este tiempo.
Parado del todo nunca se está, puesto que la forma retrocedería de tal manera que habría que empezar la temporada prácticamente de cero.
Por tanto metiendo algún día de "running" suave cuando se puede, rodillo a "deshoras" o aprovechando algún día que la lluvia obligó a parar. Se consigue al menos no perder mucho...

Tuve dos días de parón en el trabajo, uno de ellos hice una salida intensa de unos 80km.  Y el otro coincidió con la Marcha Uxama 2014 en El Burgo de Osma, en la cual participé sin dudarlo.

En cuanto a la marcha acusé un poco la falta de horas de entrenamiento, pero pude aguantar todo el día en cabeza de carrera, junto a mis compañeros del Sport Navaleno que pusieron un ritmo endiablado. Llegando al Burgo en cabeza con 3 de mis compañeros y un corredor de Valladolid.

El pasado viernes y recién terminada la mencionada cosecha, me marqué una escapada en solitario a la Sierra de Urbión para subir los tres típicos colosos sorianos (Piqueras, Sta. Inés y Laguna Negra), en un recorrido que me encanta hacer.
Tal vez las ganas o ansias de bici me hicieron llevar un ritmo alto y completar los 150km con 2700 metros de desnivel en 5h. 20min. a 28 km/h de velocidad media. El hecho de hacerlo solo y el fuerte ritmo, unido a la falta de entrenamientos  hizo que llegase completamente exhausto.

Ahora toca una semana dura para elevar la forma un poquito de cara al reto de todos los agostos: LA PERICO DELGADO.

Foto de mi solitaria escapada