domingo, 15 de marzo de 2015

II Trofeo Fuencaliente

¡¡Que bonito es el ciclismo viéndolo por la televisión!! eso me dije a mi mismo varias veces a lo largo de la extraña, complicada y dura carrera de casa.
Llegaba el II Trofeo de Fuencaliente del Burgo, la segunda edición de aquella cita que me sirvió hace un año para cumplir el sueño de acabar mi primera carrera.
Este año las expectativas eran algo mayores, en parte por mi evolución y en parte porque este año venía de correr ya varias carreras. Sin embargo nunca imaginé que el viento iba a hacer una de las carreras más duras que he corrido en mi corta experiencia ciclista. Quizás a lo meteorológico se unieron todos los "cartuchos" que gasté durante la primera vuelta, con esfuerzos en ocasiones excesivamente generosos.
De salida intenté junto con Rubén animar el tema (1er cartucho) y ambos junto a un Goerna intentamos abrir un hueco. Pero el viento de cara, la dificultad para poner tierra de por medio y el control de los Más Madera en el pelotón hizo que me resguardase en el pelotón de nuevo.
En el primer tramo con viento de costado había caído unas posiciones e intenté recuperar por el exterior (2º cartucho). En el inicio del alto de montaña, el pelotón saltó por los aires dividiéndose en varios grupos, yo enlacé primero con el grupo donde viajaba Luco (3er cartucho) y después a pesar de no haberme recuperado del esfuerzo, pasé generosamente a los relevos hasta enlazar con el pelotón cabecero (el resto de cartuchos o la traca entera) en vez de haberme recuperado resguardado.

A la izquierda de la imagen, en la 1ª vuelta enlazando con el grupo de Luco.

En dicho pelotón cabecero hice el paso por meta en la 1ª vuelta.
Volvía de nuevo el giro a izquierdas y de nuevo el viento de costado, aquí todos "encunetados" y de uno en uno hasta que literalmente me tuve que abrir de la fila, acababa de reventar, y no pude hacer otra cosa que ver como se me iba la carrera. Esperé buscando aliento a que me alcanzasen por detrás unos 8 corredores y ya hice el resto de carrera con ellos sabiendo que iba a ser imposible volver a conectar. Durante la última vuelta algunos de los que formábamos el "grupito" se fueron quedando y al final llegamos 4 corredores a meta tranquilamente pensando que eramos los últimos en carrera. Sin embargo comprobé después que faltaban el resto de mis compañeros y varios corredores más que venían detrás.
Al final hice el 49º de los 63 corredores que finalizaron, siendo el 2º mejor soriano. El vencedor final fué Alberto Sánchez del hoy más que superior equipo vallisoletano Más Madera.
Agradecer desde aquí a mi novia, familiares y amigos que aguantaron esperando bajo las duras condiciones climáticas, durante toda la carrera, para vernos unos escasos segundos en cada una de las tres veces que pasábamos por meta.

Momentos previos a la salida.
Clasificación oficial.




martes, 10 de marzo de 2015

Vuelta a Castilla y León Máster

El fin de semana del 7 y 8 de marzo se disputó en Benavente la Challenge Castilla y León, para categorías Máster y Élite. Lo mejorcito de España en cuanto a la categoría se encontraba en la prueba.
Hasta allí nos desplazamos Tres miembros del equipo (Rubén, Carlos y yo).
La Challenge constaba de 3 etapas, dos en línea y una contrarreloj individual, las cuales os contaré por partes.

-Etapa 1: Para abrir fuego el sábado por la mañana se disputaba la 1ª etapa con 66 Km y dos altos puntuables. La etapa se hizo rapidísima, y el vencedor (Antonio Martín) alcanzó la llegada a 46 km/h de media. Yo particularmente corrí otra etapa muy distinta, y es que pese a salir delante, ya en el neutralizado la gente se volvía loca y te adelantaba por las aceras, jardines... literalmente. De neutralizado el nombre, o ni eso.. Con diferencia lo más peligroso del día. Una vez se dio el banderazo de salida lanzada, los tres Sport Navaleno estábamos a cola de pelotón. Increíble pero cierto, sin darnos cuenta nos había pasado hasta el apuntador.
Ante lo corta de la etapa de salida empezó a rodarse a tope, y los látigos a cola de pelotón te iban minando las piernas, hasta que en el primer alto de montaña, cuando luchábamos por no descolgarnos, un AC Hoteles al entregar el chaleco al coche pierde el equilibrio y al suelo delante de mí. Km 30 y adiós carrera.
El resto de la etapa persiguiendo al gran grupo, y alcanzando la llegada a 12' del vencedor.

-Etapa 2 (C.R.I.): Por la tarde y casi sin tiempo de enfriar las piernas, contrarreloj de 3,6 km por las calles de Benavente. Habíamos acabado la etapa cerca de la 1 de la tarde y a las 4 ya estábamos calentando y reconociendo el circuito de la crono. Por cierto con unas sensaciones horribles, y es que el inoportuno catarro que había pescado durante la semana lo sufrí de lleno durante la Challenge.
A las 17:13 tomaba la salida para recorrer un trazado corto pero técnico con curvas pronunciadas y dos subidas duras, una de unos 600 metros  al 8% y la otra de 900 metros al 9%.
Empecé a tope literalmente, y en la primera parte del recorrido volé, poco a poco empecé a notar el esfuerzo inicial pero me fuí mentalizando para echar el resto, acabando casi sin aire en la subida final hasta la meta. Estuve más de media hora sin parar de toser. Catarro junto con un esfuerzo tan agónico es lo peor.
Cuando entré en meta pude escuchar que acababa de marcar el 7º mejor tiempo con 6' 04", y aguanté entre las primeras 20 posiciones buena parte de la jornada, hasta que fueron salieron los 60 primeros clasificados.

-Etapa 3: La reina, 110 km con +1000 de desnivel acumulado, y mi cuerpo un desastre. Bien de "patas" pero apenas había dormido, toda la noche tosiendo. Me desperté fatal y no bajé ni a desayunar, pero... finalmente me decidí a tomar la salida.
Nada más arrancar empecé a encontrarme mejor y me coloqué en cabeza, pero... se me salió la cadena, pié a tierra y con la ayuda de un coche neutro la pusimos en su sitio y enlacé rápido entre la fila de coches. Me sentía mejor pero un exceso de calma en el pelotón produjo que no nos percatásemos de que se acercaba el puerto y una vez más rodábamos en la parte trasera del grupo. Por delante empiezan los ataques, se tensa y se produce el corte dejándonos cortados a unos 50 corredores.
La desesperación era grande ya que subí el puerto muy bien, adelantando a muchísima gente pero no fué suficiente para salvar la situación... la historia de la 1ª etapa se volvió a repetir y llegué a meta con tiempo perdido nuevamente, lo que me colocó definitivamente en la posición 149º de la general final.

En resumen, decir que fue la primera experiencia en una vuelta por etapas, positiva por acabarla sin percances ni caídas y más aún viendo el increíble nivel. Pero que a pesar del buen estado de forma, el virus y sobre todo el miedo a intentar rodar más delante se apoderaron de la situación.

Toca seguir aprendiendo.

En la presentación de equipos junto a mis compañeros.



lunes, 2 de marzo de 2015

2ª Carrera 2015, Tafalla. (I Memorial Juantxo Martínez)

Esto avanza a toda máquina. Parece que fue ayer cuando empezábamos a preparar la temporada allá por el pasado mes de noviembre. Que lejos quedaba entonces el arranque de la temporada Máster y... que pronto ha llegado todo.
Este fin de semana se cumplía un año desde que debuté en el ciclismo de competición. Fue también en Tafalla en esta misma carrera, pero aquel día me fui con un sabor amargo por no poder terminarla al quedar fuera de control a las primeras de cambio.
El sábado tan sólo dos Sport Navaleno acudimos; Rubén (al que desde aquí quiero dar las gracias por el esfuerzo de acompañarme después de venir de la Andalucía Bike Race, con sus 6 días seguidos de competición) y yo.
La historia de la carrera me iba a recordar a la del año pasado, ya que tras una salida cómoda en la que el viento de cara calmó los ánimos... a pie del puerto de Artajona (en su primer paso) la colocación iba a ser igual de pésima que en el 2014. Bastante atrás con lo que el ritmo de cabeza rompió el pelotón y Rubén y yo quedamos cortados. En esta ocasión nos salvó que no nos distanciamos mucho de la cabeza y que con la ayuda de otros rezagados hubo "gas" suficiente para enlazar. También ayudó un pequeño parón debido a que la escapada del día se acababa de formar y en el pelotón la daban por buena.
Después de enlazar remontamos hasta posiciones cabeceras para no volver a sufrir la misma situación en el 2º paso por el puerto. Esta vez sufrí bastante por aguantar, y tan solo cedimos unos pocos metros con los mejores. Para mí era una victoria psicológica, puesto que llegados a este punto y habiendo salvado dos "match ball" muy mal se tenía que dar la cosa para no sacarme la espina del año anterior.
Por si acaso, volví a mantenerme atento en la última vuelta antes de cantar victoria...
En la la vuelta final, el equipo Transportes Bidasoa de Ion Zeberio (que no estaba representado en la escapada), comenzó a divisar al fondo a los valientes en fuga, y decidió endurecer el ritmo para dar caza y poder así optar por el triunfo. El ritmo que pusieron fue muy bueno, enfilaron el pelotón, todos de uno en uno y justo antes de comenzar la 3ª y última ascensión a Artajona neutralizaron la escapada.
A partir de aquí múltiples ataques de los "gallos" en la subida, y el pelotón convertido en mini grupos que completarían así el descenso hasta meta. Yo personalmente alcancé la línea de llegada a relevos con Jesulón (Bicis José Mari), donde entrábamos con 1' 50" de retraso respecto al vencedor Josean Larrea del equipo Goerna.
Acabé clasificado en el puesto 71 de los 111 ciclistas que tomábamos la salida, aunque sólo acabamos 91, porque 20 de ellos quedaron fuera de control.
Las sensaciones no fueron todo lo buenas que esperaba, pero al menos pude sacarme la espina y terminar la carrera en la que hice mi debut, justo un año atrás.

A la izquierda de la imagen, momentos previos a la salida. (Foto: Ahora Zona Media)