sábado, 23 de mayo de 2015

Menos de un mes para un reto.

Avanzado ya el mes de mayo, tan sólo resta un mes para la Quebrantahuesos. Intentar hacerlo bien, era un reto que tenía en mente el año pasado, pero no obtuve plaza, por lo que lo aplacé para este 2015.
Será mi segunda participación en la tan conocida como exigente prueba de 200km de recorrido y cuatro puertos de montaña, ya que en el año 2013 la completé en 7 horas y 28 minutos. Aquel fué el punto de inflexión. El año en el que en lo deportivo, me alejé del fútbol y me dediqué únicamente a salir en bici con el objetivo (como tanta gente que empieza) de prepararme para esta prueba.
El resto hasta hoy más o menos lo conocéis gracias al blog.

Lejos de aquel año en el que por los pelos cumplí mi objetivo (que era bajar de 7 horas y media para conseguir un cajón preferencial en la línea de salida para futuras participaciones), ahora no me pongo ningún tipo de objetivo. Simplemente hacerlo lo mejor posible, dar todo lo que pueda y disfrutar de este deporte. Si nada se tuerce de aquí al dia 20 de junio, estaría en condiciones de hacer un buen papel.

Si en algo me he quedado corto este año respecto a mi idea inicial ha sido en cuanto a competir. Unas cosas y otras han hecho que no corra carreras desde marzo. Y en estos dos meses tan sólo dos cicloturístas. La última la de Almazán que estuvo muy bien, no paramos de darnos "palos" y tuve buenas sensaciones rodando delante siempre. Aunque faltaba dureza para sacar conclusiones, y puede ser que de cara a una prueba con 200km y puertos largos, llegue con chispa pero con menos fondo del que debiera.

Escapado en la Ciclo de Almazán.