viernes, 14 de octubre de 2016

LVI Gran Premio Ciclista San Saturio

La decana, como conocen en Soria a una de las pruebas deportivas más longevas de la provincia.
Una fecha para mi especial por la ilusión de correr en Soria y por los recuerdos que me trae de aquellos años cuando era un mero espectador y cuando correrla era para mi algo inalcanzable.
Llegada esta fecha es donde compruebo que con sacrificio y esfuerzo, es posible alcanzar algunos sueños. Y este año si cabe agrandándolo un poquito, ya que a pesar de que el pódium de la categoría provincial estaba muy caro (récord de participación soriana con 9 corredores), conseguí subirme al 2º peldaño del cajón por detrás de un ciclista de categoría como el olvegueño Iván De Miguel.

La carrera como siempre dividida en dos mangas (puntuación y eliminación) ambas dominadas y ganadas por el riojano Iñígo Ojeda, compañero de grupeta en Soria y que estuvo un par de puntos por encima del resto, dando una exhibición tremenda.

Personalmente la primera manga fue bastante nefasta, puesto que a pesar de arrancar bien colocado, perdí posiciones en la primera curva tras un frenazo, y tras arrancar bloqueado me costó muchísimo intentar progresar, quedándome fuera de cualquier opción de puntuación y quedándome descolgado en unas pocas vueltas.
La segunda manga salí mucho más mentalizado, confiando en que tenía piernas para hacerlo mucho mejor y así fue.
Arranqué en cabeza de pelotón y salvo Ojeda (que nuevamente se iba en solitario desde el principio) y algún otro que intentaba saltar del grupo para darle caza, me mantuve al frente en las primeras vueltas para evitar ser uno de los dos últimos en cada paso por meta y quedar eliminado. La idea aunque estuviese gastando algo más, era ir delante hasta que la fatiga me fuese mandando hacia atrás. Al paso por la vuelta 8ª tuve que hacer un esprint para zafarme de la eliminación, pues había salido mal de la curva de meta.
Después de esprintar pude aguantar el ritmo otras tres vueltas más, el dolor de piernas era insoportable, pero estaba cayendo mucha gente y yo seguía ahí, lo que me dio ese extra de motivación para evitar desconectar.
Las últimas tres vueltas fueron realmente agónicas, pude eliminar a otros 6 ciclistas, llegando hasta la vuelta nº 11 donde ya no podía más y conseguía ser el 16º clasificado.

Sin embargo el premio al esfuerzo había llegado en forma de pódium, había conseguido ser el 2º mejor soriano de la clasificación general. Un premio emocionante con todos los amigos, con familiares, mi novia... ¡todos ahí animando! Algo que no se olvida.

Buen broche para poner punto y final a esta temporada 2016 donde he seguido mejorando y disfrutando en este deporte tan duro pero tan increíble.

Pódium provincial.

domingo, 2 de octubre de 2016

I BTT Berlanga de Duero

Hace algo más de un año, surgió la idea de hacer una carrera de BTT en mi pueblo, el ayuntamiento se prestó a buscar un hueco, e invitarme a buscar un recorrido que sin ser muy complicado, dejase un buen sabor de boca a los participantes.
Me encargué de hacer el trazado y ellos inscribieron la carrera en el calendario de la Federación Castellano Leonesa.
Poco a poco la cosa había tomado forma y con dedicación y tiempo fuimos puliendo cosas para que el pasado 10 de septiembre pudiese disputarse la I Marcha BTT Berlanguesa.
Se trataba de un trazado de 36km al que se le darían dos vueltas para completar los 72km totales con 1220m de desnivel acumulado.

A pesar de que mi nivel en BTT no es muy allá, al tratarse de un recorrido que me conocía al 101% y sobre todo al no existir tramos excesivamente técnicos. Sabía que podía hacerlo bien.
El nivel de participantes fue muy bueno, para hacernos una idea, el ganador fue J. Luis Gómez (vencedor de etapa en la Titán 2016) además de gente venida de muchas provincias, entre ellos mi compañero Jesulón.

La carrera en sí se desarrolló como estaba previsto a un ritmo endiablado, donde a más de uno se le acabó haciendo eterna. 
En cabeza rodamos compactos unos 12 corredores hasta el inicio de la subida larga, tras pasar el pueblo de Ciruela, donde se rompió todo y cada uno buscamos nuestro ritmo. 
Era un recorrido para guardar un punto para la segunda vuelta y así traté de hacerlo para conseguir un 6º puesto en la general final y subir al pódium como mejor local.

Clasificación final (11 primeros).


Un día perfecto donde por fin se hizo realidad algo que hacía años que tenía en la cabeza. Poder competir en mi pueblo, por los rincones donde tantas veces paso entrenando y disfrutando de la bici.

Desde aquí agradecer a todos los voluntarios, colaboradores, patrocinadores, Ayuntamiento y todo aquel que ayudó a que se hiciese realidad el I BTT Berlanga de Duero.

En el pódium, como mejor local.


viernes, 19 de agosto de 2016

La Perico 2016

Un verano más como es tradición a mitad de agosto, una cita casi obligada para los que tenemos tan cerquita la ciudad de Segovia. 165km y 4 puertos míticos para disfrutar y sufrir a la vez.
Como cada año presentándome a los pies del acueducto con la intención de hacerlo mejor que el año anterior, pero siempre con la incertidumbre de si eso será posible, ya que supongo que llegará un día en el que ya no pueda mejorar más.
A pesar de que el ciclismo no es una ciencia exacta, este año (si no había percances) sabía que iba a poder conseguir una importante mejora, dados los test previos y mis datos en los últimos entrenamientos.

A las 8 de la mañana comenzaba La Perico 2016, y de inmediato para evitar caídas y percances, me colocaba en primera fila, justo detrás del coche que abría carrera en el neutralizado hasta La Granja.
Rodeado de muchas caras conocidas del pelotón máster, entre otros el amigo Germán.

Rodando en cabeza (círculo rojo), con casco negro y gafas blancas, en el tramo neutralizado hasta La Granja.

Una vez terminado el neutralizado, encarábamos Navacerrada ya cada uno a su ritmo. Por delante se fueron los más fuertes, y por detrás ibamos formando un segundo "grupeto". De momento mi intención era no ceder mucho terreno, y tampoco darlo todo al principio, así que me mantuve en un grupo con Pedro Delgado tanto en Navacerrada como en el siguiente puerto (Morcuera). Una vez coronado este, mi idea era ir poniendo un punto más de esfuerzo, para ir a más. Canencia lo subí cogiendo gente, hasta que me instalé en otro grupo de unos 20 corredores, donde nos entendíamos bastante bien a relevos hasta Lozoya donde arranca Navafría, que es el último.
Todo iba perfecto, tal y como lo había pensado, pero con tantos km, tantas horas, tantos ciclistas... En cualquier momento puede ocurrir cualquier cosa. Y en el sitio más inoportuno ocurrió.
Fue como digo justo a pié de Navafría, ese puerto en el que iba a echar el resto, donde quería marcar la diferencia... cuando un voluntario gritaba ¡derecha! agitando el banderín (aún nadie sabe por qué lo hizo)... Yo que venía en cabeza del grupo tirando, levanté el pié dudando (extrañado pues en ese cruce nunca se giraba) mientras un compañero que no se percató me embistió en el costado alcanzándome la rueda delantera. La peor parte se la llevó el compañero, pues se fué al suelo. Yo no se aún como, pero hice un ejercicio de equilibrismo y no aterricé. Sin embargo mi rueda quedó como un ocho y con un radio roto. Afortunadamente nadie salió mal parado en la caída y a mi me quedó subir Navafría con la rueda frenándose en ambas zapatas. A pesar de abrir el puente de freno a tope cada metro que pasaba, la rueda se frenaba más y más, hasta que poco antes de coronar, el coche del Equipo EC Cartucho, me dejó una rueda muy amablemente para poder llegar hasta meta.
Entre tanto el grupo de Perico me daba de nuevo alcance, y no sin problemas (no veáis como baja el tío...) pude enlazar con ellos casi coronando y agarrarme a él en el descenso para completar los últimos 35km de "toboganes" y llegar a Segovia a muy buen ritmo, aunque bastante desfondado después del esfuerzo.
En meta mi tiempo oficial fue de 4h 54', llegando en la posición 103º de los 2500 corredores tomábamos la salida. Aún con todo, bajando casi 9 minutos mi mejor tiempo.
Sin duda se que lo habría hecho mucho mejor si todo hubiese transcurrido sin percances, pero mi sensación al cruzar la meta era de satisfacción por llegar entero, por haberlo dado todo, y por haber disfrutado.
La verdad fue un gran fin de semana acompañado por mi novia y familia que se portaron de lujo.

Respirando tras llegar a meta con la rueda prestada, pero entero (Perico de rosa al fondo).

jueves, 14 de julio de 2016

Memorial Alvaro Fernández- Vuelta a la Rioja Alta

La última carrera de la primera parte de la temporada, y antes del pequeño "parón" que haremos hasta agosto, tuvo lugar en La Rioja más concretamente en Haro el sábado 2 de julio. Al ser la única carrera riojana, serviría para designar a los campeones riojanos en las distintas categorías. Donde subimos al podium con Jesulón, que consiguió proclamarse campeón de La Rioja en Máster 40.
La carrera fué muy dura por el viento lateral y por el fuerte ritmo desde salida, con ataques continuos ya que nadie conseguía abrir hueco. Personalmente me encontraba muy bien, pasando sin apuros los primeros repechos y los primeros arreones. De hecho lo probé en un par de ocasiones prácticamente consecutivas hacia el KM 30. Quizás con un exceso de confianza o lo que fuese... El caso es que me vi con fuerza y arranqué. Eso si sin éxito puesto que poco tardó el pelotón en darnos alcance.
Seguidamente y después de los esfuerzos me fui a cola a recuperar, y pronto comprobé que me había equivocado ya que sin tiempo para respirar vino el segundo paso por Haro y dos repechos seguidos unidos a un páramo con viento lateral donde se unieron tantos esfuerzos agónicos, que al rodar a cola de grupo hizo que un corte me dejase fuera de carrera sin poder hacer nada. Nada que no fuese perseguir y acabar la carrera de la mejor manera posible aunque llegando a meta fuera de control.
1ª parte del año competitivo finiquitado, iniciamos pues un parón obligado por motivos laborales, en el que además de recuperar, intentaré no perder mucho la forma realizando algun entrenamiento. Eso sí descendiendo mucho el volumen.
Seguimos en Agosto.

Persiguiendo en vano después de perder contacto con el pelotón. (Foto: Naya)


miércoles, 22 de junio de 2016

Quebrantahuesos 2016

Después de un invierno y una primavera de tanta agua, frío y viento, ¿que adivináis que sucedería en la Quebrantahuesos? Pues eso, frío y agua... Ni a las puertas del verano íbamos a librarnos.
Ya las predicciones lo confirmaban, que sobre todo en el lado francés, las temperaturas serían frías (2º en los puertos) y con lluvia.
Hubo mucha gente que abandonó con hipotermias, y otros que en la cima de Somport se daban la vuelta. El tema estaba feo, pero en mi opinión salvable siempre y cuando se fuese correctamente abrigado. Simplemente con un buen chubasquero y unos guantes de invierno (que es lo que llevé) además de una buena dosis de "ganas" o mentalidad o cabezonería se podían completar los 200km.
De la misma forma que el pasado año,  llegaba sin mucho fondo, ningún entrenamiento o competición de más de 4h/4h30', aunque con mejor forma que en 2015. Y así lo demostré, no en el tiempo final pero sí en mis registros en cada uno de los 4 puertos.
Mi idea era bajar de las 6h 30' e incluso si la cosa iba bien, algo menos. Eso me decían los datos de mis entrenamientos previos. Pero eso era sólo la teoría...
En la práctica ya de salida (desde el tercer cajón este año),  la carrera se rompió muy pronto y al contrario que el año anterior, se marchó un grupo cabecero muy grande por delante. Primeros minutos perdidos ya que en mi grupo se rodaba excesivamente tranquilo. Somport subí bien, guardando siempre para mantenerme en el grupo en el que iba, sobre todo de cara al tramo llano que hay después del descenso hasta Escot. Sin embargo en dicha bajada me bloqueé bastante por el frío y la lluvia. Perdí bastante tiempo y perdí el grupo en el que viajaba, por lo que hasta el inicio del Marie Blanque lo hice con no mas de 12-15 ciclistas donde la colaboración era muy escasa.
A pié de Marie Blanque era el momento para intentar recortar tiempo perdido, y aunque notaba las "patas" tiesas (me costó bastante entrar en calor) hice una buena subida mejorando más de 2 minutos respecto a 2015.
Descenso rápido, pero de nuevo más solo que la una... en el llano hasta Laruns en un grupo de 5 ciclistas donde no tiraba ni el apuntador. 
Llegaba el Portalet, puerto precioso de 29km donde si tienes gas puedes ganar una minutada. Esta vez no iba mal, y eso que había gastado algo de munición extra. Empecé desde abajo a un ritmo bastante bueno, pero en el descansillo a 10km de coronar me asaltaron los calambres. Y más que el dolor en sí, lo que me dolía era el ver que iba subiendo con fuerza y de repente hay que parar porque no puedes pedalear. Poco a poco solventé la situación y con cuidado proseguí mi camino hacia la cima. Arriba caía aguanieve, por lo que chubasquero y guantes al canto sobre la marcha y para abajo. Hasta pasada la estación de esquí de Formigal no cedió la lluvia, que ya me remataba muscularmente para afrontar la última parte.
En Hoz (último puerto) fue cuando me di cuenta que mi objetivo no iba a ser posible. Había cedido un tiempo por las distintas circunstancias que iba a ser insalvable. 
Aún así no me di por vencido y formé un grupo bastante majo (ahora sí) con el que hicimos muy rápido el tramo hasta la meta, donde paré el crono en 6h 38'. Lejos de mis objetivos personales pero contento por salvar el día tal y como estaba el tema.
Ahora ya no queda otra que volver el próximo año a por esas 6h 20'.

Descenso del Marie Blanque.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Challenge Aragón 2016

Nueva vuelta por etapas a la que acudíamos al completo todo Rioja Máster el pasado fin de semana del 1 de mayo. La Vuelta a Aragón 2016 para las categorías Máster y Élite que se disputaba en Ejea de Los Caballeros.
La vuelta consistía en 3 etapas a cual más agónica. Una contrarreloj individual semi-urbana, y dos etapas en línea de 100km y 120km respectivamente, y ambas con 4 puertos de montaña.
La dureza del trazado iba a verse incrementada por el fuerte viento que azotaría la zona durante el fin de semana, y también como no por el elevadísimo nivel de todos los inscritos. Lo que hacen estas carreras una auténtica prueba de supervivencia para los humildes como yo.

Etapa 1 (C.R.I.)

Comenzaba la Vuelta la mañana del sábado con la contrarreloj individual de 5,5km sobre un recorrido muy atractivo, técnico con varias curvas cerradas y con zonas de repechos y bajadas.
Personalmente no me venía mal del todo, pues era bastante explosiva con tantas zonas de arrancadas. Ahora bien, una vez te mides con gente de tanto nivel, al menos a día de hoy y por muy bien que me venga el trazado es una utopía si quiera acercarse a esos tiempos de los "gallos" del panorama nacional. Y como muestra un botón, ya que mi tiempo siendo aceptable con 8' 22" rodando a casi 39km/h de media teniendo en cuenta lo revirado del trazado. Me sirvió tan sólo para instalarme el 123º de los 200 corredores que tomábamos partida en la Challenge. El ganador fué el levantino Mario García (PC Componentes-Renault Ginestar) con un tiempo de 7'10".. ¡Ahí es nada!.

Etapa 2 (Ejea-Uncastillo-Ejea)

El mismo sábado por la tarde nos esperaban 100km con 4 puertos y mucho, mucho viento. De salida se notaba la tensión, la colocación en las carreras con tanto viento es fundamental, ya que al mínimo corte que se produzca te quedas fuera de cualquier opción. Sin embargo la dificultad para rodar en posiciones delanteras  hizo que cuando el viento empezó a entrar de costado se cortase todo quedándome rezagado en un abanico. Seguidamente en el primer puerto intenté remontar todo lo que pude pasando bastante gente y alcancé un grupo donde viajaban varios de mis compañeros. Sin embargo entre el segundo y el tercer puerto, el grupo se deshizo ante tanto desgaste, y yo me quedé con Jesulón y otros 6 ciclistas en tierra de nadie. Nos pusimos a tirar para intentar acercarnos a un segundo pelotón y a pesar que no todos pasábamos al relevo, logramos dar caza a unos 15km para el final. Fueron más de 50km de lucha y nos habíamos vaciado por completo, pero estábamos satisfechos por haber seguido peleando hasta el final. Alcancé la meta en la posición 132º. a 13' del vencedor José Manuel Díaz (PC Componentes-Renault Ginestar).

Etapa 3 (Ejea- Sos-Ejea)

El domingo por la mañana se resolvería todo en la etapa reina, 120km y de nuevo cuatro dificultades montañosas pero esta vez más duras que en la etapa anterior.
El viento soplando implacable con la misma fuerza, y la tensión en el pelotón volvía a ser tremenda. La primera parte de la etapa (igual que en la 2ª etapa) el viento era frontal lo que hacía que se rodase compacto. Esta vez me coloqué en posiciones más delanteras para no descolgarme cuando el viento fuese lateral.
Todo marchaba perfecto, hasta que en una bajada pronunciada con una curva, hubo un bandazo en el centro del pelotón probablemente producido por el aire y por la inercia de la curva. El resultado caída masiva y bastante dura por la velocidad a la que se rodaba en ese momento. Pensaba que tras clavar los frenos salvaría el tortazo... pero... por detrás varios ciclistas no pudieron evitar arrollarme con lo que me fuí al suelo, cayéndome gente y bicicletas encima. Aturdido pero sin consecuencias rescaté la bici del amasijo de carbono y comprobé que mi rueda delantera estaba dañada, por lo que solicité una rueda al coche neutro. Rápidamente me reemplazaron la rueda y me puse en marcha para intentar enlazar con lo que quedaba de pelotón. Dar las gracias al coche del GNG y a la organización que nos ayudaron y al coche médico que me atendió de un golpe en la rodilla.
Una vez salvado el percance, volví al pelotón una vez llegaban los puertos. Iba bastante entero aunque el ritmo de los mejores, si ya en condiciones normales es imposible de seguir, aún era más complicado tras una caída que aunque no fue nada grave, siempre te deja con molestias por los golpes.
Las hostilidades desatadas en esta primera dificultad montañosa y la carrera dividida en mini pelotones. De nuevo a relevos en un grupo con Jesulón y con Sergio, completamos lo que restaba de etapa como buenamente pudimos finalizando en la posición 102º. Remarcar que tan sólo acabaron la etapa 140 ciclistas, fiel reflejo de la dureza de la jornada unida a la caída.
Por tercera vez el triunfo para el equipo PC Componentes, esta vez de la mano de David Gómez. sin embargo la general final se la llevaría Josean Larrea (AC Hoteles) al ser el más regular.
Mi puesto en la general final fue justo en mitad ni más ni menos el 100º.
Contento por haber podido simplemente terminar dado el nivel, la dureza y las conciciones. Y también contento porque a pesar de la caída no fueron nada más que cuatro rasguños.

Todas las clasificaciones aquí: http://zonarfec.com/index.php/inscripciones/prueba/3912

Agradecer a todos los compañeros y a sus familiares por cómo nos han tratado durante todo el fin de semana, en todo momento pendientes de nosotros para que no nos faltase de nada, preparándonos la comida, recogiendo etc. ¡Y además nos hacen esas pedazo de fotos!

¡Nos vemos en la próxima!

Equipo al completo, control de  firmas antes de la 2ª etapa. (Foto: Pedaleo)

martes, 19 de abril de 2016

Challenge Vuelta a Soria

Han tenido que pasar muchos años para volver a ver una carrera ciclista por etapas en nuestra provincia. Y es que desde aquellos años en los que la Diputación organizaba la Vuelta a Soria en categoría juvenil, no habíamos podido disfrutar de una prueba así. Por ello agradecer a la empresa Pinalea con Luco y Jesús a la cabeza, a todas aquellas empresas colaboradoras, patrocinadores, voluntarios y demás por haberlo hecho posible. Un lujo poder haber disfrutado compitiendo en casa.
La Challenge o Vuelta consistía en 3 etapas: una contrarreloj individual y dos etapas en línea, y el equipo completo íbamos a ser de la partida.

-Etapa 1 C.R.I. Trofeo Canicosa
La lucha contra el crono abría la vuelta con un trazado de 5km bastante duros. La meta se situaba en lo alto de una Ermita en la localidad de Canicosa de la Sierra, cuya subida era de 1km al 9% de desnivel que se hacía agónico.
En lo personal decir que tuve unas sensaciones raras, muy buenas por la visita tanto de mi novia y cuñado ;-) pero malas quizás por el frío que hacía que no consiguiese subir el pulso. Aún así hice una crono aceptable, aunque lejos del ganador "Gonji" del AC Hoteles madrileño, y que a la postre sería el vencedor final de la vuelta.

-Etapa 2 Trofeo Pinalea
Ya por la tarde y después de un breve descanso para comer en una casa rural que habían alquilado los compañeros para pasar los dos días del evento, tenía lugar con salida en San Leonardo y llegada en Navaleno, la segunda etapa.
Era la etapa reina con casi 100km, 3 puertos (Mojón Pardo, Cabeza Alta y Cargadero) y más de 1800m de ascenso. Sin duda un recorrido tan bonito como duro.
De salida se hizo la escapada, lo que propició que el equipo AC Hoteles controlase la carrera desde la salida hasta el inicio de los puertos, donde todo se rompería. Yo pasé la primera dificultad montañosa bien colocado en el pelotón, pero ya en Cabeza Alta me fue imposible seguir el ritmo de los no más de 20 corredores, que tras dar caza a los escapados componían ahora la cabeza de carrera.
Coroné en un segundo grupo de unos 12 corredores y a tope en el descenso para intentar cazar a los de cabeza. Sin embargo aparecieron los calambres y pasé apuros para aguantar a mis compañeros de grupo.
La velocidad era alta pero poco a poco fui recuperando muscularmente iniciando la subida al Cargadero con mejores sensaciones. En mitad de este último puerto cazábamos a Oscar Maqueda (portador del maillot de mejor soriano tras la crono matutina) que a pesar de haber aguantado inicialmente el ritmo de la cabeza de carrera, parecía haber sufrido una crisis perdiendo contacto. Al ver que Miguel (otro soriano que venía en el grupo) tensaba la cuerda, y a pesar de las pocas fuerzas que me quedaban, no me lo pensé dos veces e intenté poner un punto más ya en las últimas rampas para hacer el descenso a tope e intentar abrir hueco.
Sin dudar seguí a tope hasta la meta, situada en un repecho con un desnivel del 13% , echando el resto en dicha subida para evitar sorpresas y certificar dicho maillot que con mucho, mucho esfuerzo acababa de conseguir.
Gonji repetía triunfo con lo que aseguraba el liderato de la carrera.

-Etapa 3 Trofeo Fuencaliente del Burgo
La tercera etapa tenía lugar el domingo por la mañana, y se trataba del clásico trofeo de Fuencaliente, de unos 100km y plagado de repechos.
Las fuerzas estaban ya más que justas y pronto iban a aparecer las molestias musculares que tuve durante la etapa del sábado. No se llegaron a producir los calambres pero notaba el muslo agarrotado y resentido.
La verdad es que el desarrollo de la etapa fue relativamente tranquilo, con varios intentos de fuga (mis compañeros lo intentaron en varias ocasiones) y con el control del pelotón como en toda la vuelta, a cargo de AC Hoteles. La escapada buena de la jornada con Germán y De Dios (Más Madera), Tamayo (Ciclos García) y algún AC entre otros fue neutralizada a escasos 7 kilómetros de la meta. También aquí Rioja Máster tuvo protagonismo ya que en la parte final mis compañeros sumaron fuerzas al frente del pelotón para reducir las diferencias.
La llegada al esprint se la llevó Miguelez también del equipo AC, reflejando el abrumador dominio del potente equipo madrileño. Yo intenté meterme en el sprint, pero dado lo revirado y peligroso de la llegada era crucial entrar entre los tres primeros en la penúltima curva para disputar. Finalmente conseguía la 14ª posición detrás de mi compañero Diego.

Resumiendo, ha sido una bonita vuelta muy dura pero realmente atractiva de la que salimos bastante contentos tanto como equipo como personalmente, pues al menos hemos conseguido la general final del mejor soriano la cual estaba muy disputada y hemos conseguido tener presencia en el podium final.

Agradecer como siempre a todos los que nos seguís en cada carrera, familiares, amigos etc, gracias por vuestro apoyo.

Aquí las clasificaciones finales completas: Clasificaciones
Podium final en Fuencaliente, etapa y general mejor soriano.


miércoles, 6 de abril de 2016

XV Trofeo Palacio Castillo de Gorráiz

El equipo al completo el pasado domingo en Pamplona, para disputar esta XV edición del Trofeo Palacio Castillo de Gorráiz. 
Bonita y dura carrera sobre un trazado de 86km. y con casi 1400 de desnivel acumulado. Donde 135 corredores tomábamos la salida.La primera dificultad montañosa se trataba del puerto de Erro (5,5km al 5%) se comenzaba a subir e en el km16. Imaginábamos que la carrera se rompería ahí y así fue. Los escaladores puros hicieron de las suyas abriendo camino, y el resto del pelotón se dividía en varios grupos, convirtiendo la carrera en una bonita persecución con escasas diferencias hasta el final. Por el camino todavía habría que ascender 3 puertos más hasta meta, y aunque eran algo más cortos, se hacían bastante duros.

Para mi era como un test debido a que arrastraba molestias en el gemelo desde la Semana Santa, quizás por sobrecargar varios días de entrenos duros de cara a llegar un poco mejor a las próximas carreras. Por tanto importante comprobar cómo iba a superar la prueba.
La verdad que me encontré bien, a penas había entrenado durante la semana y en Erro aguanté con los mejores hasta el último kilómetro, donde perdí contacto por unos metros que posteriormente serían insalvables. Sin embargo me rehíce bastante bien y disfruté mucho peleando el resto de la carrera persiguiendo, en un segundo grupo, al pelotón de cabeza. Finalmente entrábamos con 1'39'' perdidos respecto al ganador Ibón Garmendia (GNG Aelvasa). 


Clasificación final.

Resaltar también que a pesar de la dureza de la carrera, y aunque llegué con bastante fatiga, me encontré más o menos bien al final en el repecho de meta y sin rastros del dolor.


En el repecho de meta. (Foto: Naya)


Todo listo para la Vuelta a Soria este próximo fin de semana.


lunes, 21 de marzo de 2016

XXII Trofeo Villas de Peralta y Funes.

Punto y final competitivamente hablando a un mes de marzo que no me dejó el mismo sabor de boca que el de febrero. En Navarra, más concretamente en Funes se disputaba esta carrera que daba paso a las "vacaciones" de Semana Santa. Puesto que reanudaremos las carreras el día 2 de abril también en Navarra (Gorráiz).
La lluvia y el frío, marcaron de principio a fin la carrera, las previsiones apuntaban a lluvia incesante con 8º/9º de temperatura. Confiando en que no se cumpliesen acudimos varios componentes del equipo y varios colegas sorianos asiduos a las carreras. Y a pesar de que comprobamos que aquello pintaba mal, tuvimos eso que hay que tener, para decidirnos y tomar la salida.
Si cabe, la cosa fue aún peor ya que a la constante lluvia, había que añadir niebla y no 8º, si no 5º de temperatura, que para la práctica del ciclismo empapados de agua, es como mínimo difícil.

En lo puramente deportivo, el trazado consistía en 100km completamente llanos, pero salpicados por 3 subidas a los altos de Funes de 2,5km al 5% de desnivel medio, pero con unas rampas del 10% en el primer km.
A nivel personal contar que lo hice todo tal y como tenía pensado, rodar con cautela evitando todo tipo de peligros y justo antes de empezar la subida colocarme en cabeza.
Aprovechando la rueda de otro corredor con mis mismas ideas, cuando vi que se acercaba el puerto, "eché el gancho" a la rueda de dicho ciclista que me subió colocándome prácticamente en cabeza de pelotón para no sufrir percances ni cortes que me pudiesen alejar de carrera. A pesar del frío que ya empezaba a hacer mella en mí, salvé bien las primeras y duras rampas manteniéndome delante. A continuación la subida tenía un descansillo que obligaba a meter plato grande, y aquí llegó "el punto negro" del día. La cadena se salíó al cambiar y cayó al cuadro por lo que no podía engranarla sin echar mano allí abajo. Fueron varios los corredores que amablemente me empujaban a su paso al verme avanzando simplemente con la inercia y agachado encima de la bici intentando colocar la cadena con mis dedos insensibles por el frío. Fueron exactamente 26 segundos lo que me costó colocarla y volver a dar pedales. Tiempo excesivo para poder mantenerme en la estela del grupo.

Análisis del momento en el cual se sale la cadena, y tiempo que transcurre intentando colocarla.

Con mucha rabia lo intenté pero ya llevaba el cable cruzado e incluso gente que venía a mi rueda después del percance se me escapaba inexplicablemente en el descenso. Aún así a relevos con más gente que venía por detrás lo seguí intentando, pero un juez de carrera nos iba cantando como aumentaban las diferencias con lo que di aquello por finiquitado en el segundo paso por Funes muerto de frío.
En definitiva una lástima, pues estaba haciendo una subida con unos números en cuanto a vatios muy buenos y a pesar del frío nunca sabré donde hubiese llegado... Seguiremos peleando.

Tras el percance mecánico, tratando de conectar. (Foto: Naya Diez)



martes, 8 de marzo de 2016

VIII Trofeo Oscar Llanos

Regresábamos a la competición de nuevo por tierras mañas, esta vez en Zaragoza capital, una de "mis ciudades" donde tantos años y tantos momentos he pasado.
Era una mañana de domingo fría y desapacible pero sobre todo ventosa, ventosa a más no poder y que pronto íbamos a comprobar.
Jesulón, Raúl, Ramón, Sergio, Néstor y yo. Seis miembros de Rioja Máster estábamos en la línea de salida. De inicio la cosa parecía llevadera y se rodaba compacto, pero de repente un tímido giro a derechas para iniciar una subida y aquello empezó a deshacerse por completo. El viento pasó a azotar de costado y en cuestión de segundos todos de uno en uno. Aquello parecía el Titanic, un sálvese quien pueda y es que cada uno se agarraba a la rueda del de delante como podía confiando en que este no se cortase para no "hundirse" en la profundidad del pelotón.
Yo mal situado desde la mitad-trasera de los 200 corredores que habíamos partido, comencé a progresar a base de fuerza, confiando en que, con las piernas que tuve en Tarazona, un arreón salváse la situación... Sin embargo el viento no te deja respirar y esta vez la luz de la reserva se estaba encendiendo antes de lo previsto, por lo que pude comprobar como se me iba el último bote salvavidas. No llevábamos media hora de viaje y ya me iba a pique.
Pronto esos 200 ciclistas habíamos quedado reducidos en varios mini pelotones.
En principio me encuentro situado en el tercer grupo pero después de unos relevos con todo lo que me queda, veo que no tapamos el hueco y mis piernas me invitan a abrirme de la fila para coger aire siendo recogido por otro grupo que venía detrás. A base de echarle garra nos organizamos y vuelvo a enganchar con ellos.
Llega el alto de Leciñena y vemos otro grupo cerca. Seguimos remando y con el aliento del numeroso público presente conseguimos cazar, uniéndome a Jesulón y Néstor que viajaban aquí.

Subiendo Leciñena entre el público y con el siguiente grupo al fondo.
Ahora somos un grupo más numeroso, pero las fuerzas están muy castigadas. Intentamos colaborar pero no hay entendimiento, muchos no pasan al relevo, otros se desesperan e intentan arrancar... con lo que al final se esfuma cualquier posibilidad de contactar con el pelotón de cabeza. Así transcurriría el resto de la carrera, en modo piloto automático para llegar a meta y dar por concluida la jornada. Finalmente y cómo era lógico nos vamos de tiempo y cruzamos la meta a 10 minutos del vencedor David Busto.
Recalcar desde aquí que es una carrera bonita y sobre todo muy bien organizada con todo lujo de detalles y un gran despliegue.

Agradecer como siempre a la familia Rioja Máster, a todos los acompañantes y a la fotógrafa oficial Naya, todo un lujo.

Toda la carrera a remolque.

lunes, 22 de febrero de 2016

II Challenge de Tarazona

¡Otra más! El fin de semana se disputó en la ciudad de Tarazona esta bonita carrera con dos etapas y 150 corredores de todas las categoróas (Élite, sub23, y Máster) donde me encontré muy bien en cómputo general, y de donde me llevo para el zurrón una nueva experiencia. Y es que nunca había experimentado lo de meterse en un sprint llegando con los mejores. Ayer tuvo lugar.

-Trofeo Cipotegato (Etapa 1):

El sábado la etapa era prácticamente plana, salvo algún repecho suelto y la zona de meta que tradicionalmente se sitúa en subida. Se trataba de dar 5 vueltas a un recorrido de 15km, para hacer un total de 75km. Los cuales se completaron a una velocidad media de casi 44km/h. ¡De vértigo!
Al arrancar no me encontraba todo lo cómodo que hubiese esperado, y anduve por la parte trasera del pelotón durante las dos primeras vueltas, hasta que me decidí a asomar por la cabeza para probar y arrancar a ver si sonaba la flauta y enganchaba la escapada. Pero el pelotón rodaba rapidísimo y era muy difícil abrir hueco. En lo que bajé de nuevo a cola de grupo para recuperar se hizo la escapada buena de la jornada (la cual llegó con éxito a meta) con muchos de los hombres fuertes.
Chapó por mis compañeros que no pararon de intentarlo una vez tras otra, sobre todo Jesulón que se dejó la piel intentando buscar la fuga.
Yo probé una vez más aprovechando un ataque de Alberto del Máster Da Louriña, para intentar acercarnos a los fugados pero era complicado... Así que tocaba salvar el día y guardar para la etapa del domingo.
Entré en meta en mitad del pelotón, en la posición 55º.

-Trofeo Ciudad de Tarazona (Etapa 2): 

Con las piernas aún algo cargadas del día anterior, arrancaba a las 10:30 de la mañana la "etapa reina" de la Challenge con dos pasos por el alto de montaña de Lanzas Agudas y 86km de distancia para decidir la prueba.
De inicio bastante respeto, y salvo Ángel Vazquez (a la postre ganador de la etapa) que se marchó escapado no sé muy bien si con uno o dos corredores más, la gente quiso esperar hasta el primer paso por el puerto para empezar las hostilidades. Allí arrancó mucha gente, pero nadie lograba abrir hueco. Yo pasé un momento crítico ya que inicié el puerto "un pelín" atrás en el pelotón y tuve que forzar la maquinaria sorteando corredores que cedían para no quedarme cortado.
Algo que se me quedó grabado fué el tremendo látigo que se producía una vez coronado el puerto en una zona de curvas. Con lo cual, una vez salvada la situación, automáticamente me coloqué en posiciones mucho más delanteras para no volver a meter la pata en el segundo paso por el alto.
Al empezar la última subida, el amigo Germán (ganador de la general final) salió a un ataque de Zeberio y junto con otros 3 corredores se fueron por delante en busca de Vázquez. 
Por mi parte con sufrimiento para aguantar el ritmo de los mejores en la subida, cediendo unos metros, pero junto con mi compañero Diego conectando rápido. Nada más contactar con el grupo, progresé todo lo que pude recordando el terreno de tanto serpenteo que venía a continuación.
El pelotón avanzaba desatado en busca de los fugados y todos de uno en uno literalmente, mucha gente reventaba y se abría de la fila. Fué aquí donde pasé el momento más agónico pedaleando con todo, de pié encima de la bici, adelantando "cadáveres" para seguir progresando y no cortarme. Hasta que por fin con una curva a derechas, el tímido viento se ponía de cara y servía para frenar un poco ese ritmo endiablado y así poder respirar a rebufo de los 40 corredores que habíamos sobrevivido. Entre ellos rápidamente veo a Néstor siempre atento y bien colocado (que envidia sana). Poco a poco recupero las piernas y en el descenso me veo con ganas, la escapada rueda con escasos segundos de ventaja, y se que los puestos de la general van a estar apretados y tan solo diferenciados por el orden de llegada.
Empiezo a recuperar posiciones en la bajada, para intentar  luchar el sprint. Consigo remontar bastante y entrando en Tarazona estoy bien colocado. Lástima la curva a izquierdas al entrar en la plaza de la Catedral, donde me cierran y tengo que frenar mucho perdiendo todas las opciones. Finalmente la escapada llega con 13 segundos de ventaja y yo sólo puedo lograr el puesto el 27º en la etapa quedando el 23º en la clasificación general final a 38 seg. del ganador, pero con el mismo tiempo que el 12º clasificado. De ahí la importancia del mencionado sprint.
Resumiendo y para ser sincero, muy contento con mi rendimiento, pues el año pasado sufría para simplemente acabar alguna carrera, por lo que no me imaginaba ni en sueños disputando una llegada con gente como el actual campeón de España.


Clasificación general final.

Desde aquí dar las gracias a los patrocinadores (Pintxotatoo, Makeover, Asador El Muro y Fisioterapia AZ), que varios de ellos vinieron a vernos en la etapa del sábado, a mis compañeros y a sus familiares por ser tan buena gente. Una pena no haber rematado una mejor clasificación general para Rioja Máster.

Seguiremos peleando.

Paso por meta en una de las vueltas (etapa del sábado).




lunes, 15 de febrero de 2016

VIII Clásica de Llodio

¡Había ganas! Por fin llegó mi esperado debut con el Rioja Máster, y no pudo ser más épico...
Una carrera preciosa, por tierras vascas (que envidia cómo viven allí el ciclismo) y bajo una manta de agua importante. De esta forma inicié la temporada 2016 junto con otros 6 miembros del equipo. Todos conseguimos acabar y todos nos fuimos con buenas sensaciones, a pesar de algún percance leve que ahora os cuento.
A las 15:30 se daba la salida, llovía mucho pero el ritmo (quizás para entrar en calor pronto) era increíble. Se trataba de dar 4 vueltas por los alrededores de Llodio a un circuito de 12km con algún repecho. Y cumplido esto, otra vuelta más larga que incluía los puertos de Respaldiza y de Gárate. Este último era coronar, bajar y meta.
Ritmo fortísimo de salida y una caída dura al finalizar la 1ª vuelta, la veo a mi izquierda y me aparto. Sin mayores problemas, salvo el corte que se produce a raíz del leñazo. Nos quedamos 4 o 5 corredores (entre ellos el soriano Carlos Frías) a relevos para enlazar con la cola del pelotón y no tardamos en cazar. Un primer sofocón, pero situación salvada. Al paso por la 2ª vuelta se hace la escapada (de 15 corredores) y el ritmo baja un poco por lo que las siguientes vueltas se hacen "algo más cómodas".
Los primeros 50km se hacen a una media de 42,5km/h. Ahí es nada con el aguacero que nos acompañaba, de hecho mucha gente ha ido cediendo, y el pelotón ha quedado muy mermado.
Cambio de sentido para afrontar lo duro ¿antes había sido lo suave?... Según los consejos del amigo Zeberio me posiciono algo más en cabeza para afrontar esta parte de la carrera y evitar cortes. Veo como algún compañero salta buscando la escapada, también veo intentarlo a Germán pero van escaseando las fuerzas y se hace complicado salir del pelotón. Todos juntos coronamos el puerto de Respaldiza, sufro un poco pero menos de lo que pensaba. Se me hace extraño pero si, soy yo, habíamos salido 200 tios y me encuentro ahí, en un pelotón de unos 80 corredores supervivientes a un día de perros, los 80 ciclistas más fuertes además de los 15 de la escapada claro.
Tras el descenso sólo queda afrontar el último puerto (Alto de Gárate) y la bajada hasta meta. Todo parece hecho ¿O no?...
Pues no... Siempre hay gente que se empeña en ponerse en riesgo y en ponernos a los demás, y así fué. En plena ascensión llega un descanso con una curva y "ZAS" caída delante de mi. Clavo los frenos pero no puedo evitar chocar con la rueda delantera en los riñones del que había caído justo delante. Salgo rebotado pero no llego a caerme, la gente se levanta corriendo y como si de una carrera de ciclocross se tratase, con la bici al hombro pasamos por allí salvando obstáculos para iniciar rápidamente la marcha. Con tanta rabia por ver como acababa de perder la estela del pelotón, que subí "a todo lo que daba" cogiendo gente que se descolgaba y me lancé en el descenso para Llodio junto con mi compañero Nestor con el que contacté justo en la cima.
Finalmente entré en el puesto 77º  de 200 corredores a 2:46min. del ganador, donde tan sólo 105 corredores acabaron dentro de control. Habría sido la carrera perfecta, de no ser por esta montonera final, pero puedo decir que muy contento con las sensaciones que experimenté.
Clasificación.

Recalcar que el vencedor real David García, fue descalificado al entrar en meta con el dorsal cubierto por el chubasquero a pesar de que lo enseñó varias veces a los jueces en carrera. Así como a algún compañero mio.

Dar las gracias a los compañeros y a sus familiares por el trato, y a la fotógrafa oficial de Rioja Máster Naya.

Nos vemos en Tarazona.

En carrera.



sábado, 23 de enero de 2016

Arrancaremos 2016 en Llodio (Álava).

Ya estamos cerca del comienzo de la temporada Máster 2016. Como es habitual en la zona norte de España la famosa Clásica de Llodio es la que inicia el calendario.
En mi caso no he tenido oportunidad de correrla ninguno de los dos años que llevo en la categoría, pero todo el mundo habla de una prueba de prestigio, con una gran organización, e incluso el año pasado fue una de las pocas en las que se realizaron controles antidopaje (algo que debería ser más habitual ante las noticias que circulan sobre el auge del dopaje en las competiciones amateur).

Este año por tanto, todo el Rioja Máster (salvo Ramón que se recupera de una lesión) echaremos a andar por tierras vascas el 13 de febrero. Aunque realmente la temporada empezó hace mucho para la mayoría, sacrificándose y entrenando duro desde primeros de noviembre o antes, simplemente para poder acabar las carreras. No sirve con hacer un "mesecito" de pretemporada y ponerse a competir (¡si nos pagasen no lo haríamos fijo!). Eso si aunque sufriendo, lo pasamos en grande con cada entrenamiento que de eso se trata.

Cartel de la carrera, con el perfil.