viernes, 7 de julio de 2017

XXX Memorial Álvaro Fernández – Vuelta a la Rioja Alta

Para cerrar la 1ª mitad de la temporada, carrera en Haro (La Rioja) disputándose el campeonato regional de las categorías élite y máster. Los compañeros de equipo por tanto, a tope a intentar conseguir ese maillot de mejor riojano.
La carrera de 92 km y sin ninguna dificultad montañosa destacada, más allá de repechos cortos, iba a complicarse por el viento que no quiso perderse la cita y lo que es peor, por las caídas.
Al ser una carrera con numerosos bucles y cambios de dirección, el viento cada vez sopla por un lado, lo que provoca mucho nerviosismo y movimiento en el pelotón que al final se traducen en peligro.
Muchos intentos de fuga y carrera sin tregua hasta que en el Km 20 primera caída bastante delante, en una zona muy rápida con varios afectados. Yo libré a base de un buen frenazo. Tras un pequeño calentón para no perder contacto, me mantuve un rato a cola de grupo hasta recuperar la calma, pero el fuerte ritmo dada la cercanía del primer paso por Haro, hizo que me costase volver a situarme en cabeza. Precisamente aproveché el repecho del pueblo para remontar posiciones dado lo fuerte que me estaba encontrando.
Al momento saltan varios "gallos" en mis narices, pero vengo algo "atufado" después de remontar y decido no saltar. Una pena pues sería la escapada buena del día que llegaría a meta.
Pronto vuelvo a sentir oxígeno en las piernas y corono el siguiente repecho en cabeza del pelotón a rueda de Miguelín (Norinver) para entrar bien colocado a una zona de viento lateral. Aquí un bandazo provocado por dicho viento provoca un afilador del corredor que rueda justo detrás de mí y una nueva caída en otra zona rápida. Automáticamente los jueces paran la carrera por la falta de ambulancias, con lo que estuvimos parados casi media hora hasta que enviaron otra. Por este imprevisto los jueces se vieron obligados a recortar 20 km de carrera.
Una vez reanudada de nuevo, numerosos ataques para intentar sumarse a los escapados con lo que la velocidad continúa siendo muy alta. Personalmente seguía encontrándome bien por lo que intento rodar siempre en cabeza para evitar situaciones de peligro.

Coronando un repecho en las posiciones delanteras del pelotón.

Casi sin darnos cuenta nos presentamos de nuevo en Haro para empezar la subida final hasta la meta en Villalba de Rioja.
En este momento saltan varios corredores entre ellos algún riojano que no es del equipo por lo que me pongo a tirar en cabeza junto con algún otro ciclista que se suma hasta que conseguimos neutralizarlos. A los escapados también les hemos recortado casi toda su ventaja, pero la cercanía de la línea de meta hace imposible atraparles. Ya en el estrecho kilómetro final por las calles del pueblo y "con el pescado vendido para mi" me dejo llevar entrando en meta en el puesto 28.
En definitiva una carrera complicada y con el mal sabor de boca de que el campeonato riojano no se quedase entre mis compañeros.
Desde aquí desear una pronta recuperación a los afectados por las caídas.